Hemos meditado mucho el tema de nuestro segundo post. Hay muchas opciones: nuevas tecnologías, novedades en las redes sociales, inteligencia artificial, estrategias online, aplicaciones, etc. Pero queremos comenzar por el principio.

Si tienes un negocio propio y quieres tener presencia en las redes sociales, blogs, páginas web… en definitiva, Internet, es recomendable que escribas para que tus clientes te lean. Si has decidido gestionar tú mismo la presencia online de tu empresa, te ofrecemos 9 consejos básicos pero esenciales para redactar tus publicaciones.

9 consejos para escribir posts

1. Título

2. Estructura

3. Tema

4. Ortografía y sintaxis

5. Lenguaje

6. Citas

7. Imágenes. Complemento perfecto

8. Qué NO debes hacer

9. SEO

1.     Títulos

Los titulares siempre se sustentan bajo unas reglas básicas e inamovibles. Algunas de ellas son las siguientes:

Es muy importante que sea corto, nunca escribas un titular que contenga más de 15 palabras, lo ideal es de 5 a 10. El tema principal del que vas a hablar debe estar presente en el título. Intenta respetar las estructura sencilla de “sujeto+verbo+predicado” y no abuses de las interrogaciones y exclamaciones.

Evita utilizar tópicos, muletillas o frases hechas. Al usuario le gustan mucho los números, ya que llaman su atención y si la cifra es pequeña les instará a leer, por ejemplo: “9 consejos para escribir posts”. No olvides que los titulares y subtitulares no acaban con un punto.

Da la importancia que se merece a un buen titular, piensa que es lo primero que leerá el usuario y depende de lo atractivo e interesante que sea seguirá leyendo o pasará a otra cosa.

2.     Estructura

Si quieres que al lector le queden claras tus ideas debes ser ordenado. Separa tus argumentos por párrafos, enuméralos y cítalos de más a menos importantes. Que en las frases iniciales se sepa de lo que estás hablando.

Cada texto tiene su estructura, solo tienes que decidir qué quieres escribir. Por ejemplo, una noticia tiene una estructura básica de titular, subtitular, lead, cuerpo y conclusión. El lead es muy importante porque es el primer párrafo del artículo y debe enganchar y convencer al lector de que siga leyendo. Si no lo atrapas habrás perdido un lector. En el cuerpo deberás exponer tus argumentos ordenados como hemos mencionado anteriormente y en la conclusión debes finalizar pudiendo elegir entre un final abierto o cerrado.

Si únicamente deseas escribir tu opinión o hablar sobre un producto o servicio sigue los consejos de arriba: titular atractivo y descriptivo; engancha en las primeras oraciones con reseñas muy novedosas o diferentes;  en el cuerpo, explica el producto (ventajas, propiedades, precios, etc.); y finalmente concluye sin repetir (contacto, dónde comprarlo, etc.).

Lo más importante es que antes de comenzar a escribir piensa bien lo que quieres transmitir. A partir de ahí puedes echarle un vistazo a este artículo “Redacción de textos, tipos y características” para aprender nociones básicas de redacción de textos.

3.     Tema

Graba esto en tu mente: cuando escribes es porque tienes algo que decir. Hablar por hablar es un error.  Asegúrate de que el tema es útil e interesante para tu público. Tu post debe tener contenido de valor si no nadie lo leerá o una vez que lo hayan leído, querrán borrarlo de su cabeza porque no les ha aportado nada o incluso estarán molestos” porque les has hecho perder su tiempo.

Si es un tema muy explotado, busca el enfoque adecuado, analiza artículos de la competencia, estruja la cabeza para aportar una visión diferente. ¡Tendrás asegurado el éxito y abrirás un tema de conversación nuevo del que hablar!

4.     Ortografía y sintaxis

Quizás sea el punto más importante. No sirve de nada que hayas desarrollado con éxito todos los puntos anteriores si no cuidas enormemente este. Una falta de ortografía en un texto es como una mosca en tu sopa, no querrás seguir comiendo. En esta misión, el diccionario será tu mejor aliado. Los mejores consejos son leer y releer. Elabora frases cortas, sencillas y sintácticamente bien formadas, es decir “sujeto + verbo  + predicado” como ya hemos citado antes. Un buen escritor lee más que escribe. Si tienes dudas de cómo se escribe una palabra consulta la RAE. Revisa y vuelve a revisar el texto en busca de alguna mosca con paciencia y tranquilidad.

5.     Lenguaje

¿Cuántas veces has acudido al médico, banco, abogado o a cualquier otro especialista para que te explique la situación y te ha contestado con un montón de “palabrejas” que no entiendes? ¡Eso es lo que no tienes que hacer! Puedes ser muy bueno en lo tuyo pero si quieres comunicarlo a otra persona, aquí entra en juego un factor muy importante, saber comunicar, y esto no saben hacerlo muchas personas.

Ten en cuenta para quién escribes (niños, adolescentes, adultos, ancianos, estudiantes, etc.). Sabemos que eres un gran profesional y que posees muchos conocimientos en lo tuyo pero evita los tecnicismos. Utiliza un lenguaje adecuado a tus clientes, un tono de confianza y cercanía. ¡Importante: no hagas que se sientan “tontos”!

6.     Citas

Si aportas datos de otras personas en tu artículo nunca olvides citarlos. Esta recomendación es muy importante porque al usuario le interesa saber quién, cómo y por qué lo dice. Nunca pongas en tu boca palabras de otro, no es una acción honrada. Además, la presencia de profesionales en tu discurso dará riqueza a tus palabras. Es aconsejable citar a otros profesionales con tu misma visión, eso dará mayor credibilidad a tus argumentos.

7.     Imágenes. Complemento perfecto

Un texto sin imágenes puede ser tachado de aburrido, pobre y soso. La mejor forma de utilizar una imagen es que la propia fotografía diga algo complementario al texto. Como los titulares, las imágenes también tienen sus propias bases. Si quieres poner la guinda a tu pastel cerciórate de que cumplen con originalidad, atractivo y de buena calidad.

Para los profesionales siempre es mejor crear tus propias fotos pero para los que no controlan los programas de diseño pueden acceder a bancos de imágenes gratuitos pero… ¡cuidado con elegir las que están muy vistas!

8.     Qué NO debes hacer

Mejor dicho, qué no debes escribir. Nunca copies el contenido de otros, y si lo haces cítalo. Olvida las frases hechas, las muletillas, los tópicos, frases típicas y repetidas hasta la saciedad.

9.     SEO

Jugamos en otra “Liga”, Internet. En este espacio (blog, página web, redes sociales, etc.), los textos suben de nivel y eso se traduce en  numerosas ventajas que enriquecen tus posts. Hay que tener en cuenta dos aspectos básicos para el posicionamiento en los buscadores: las palabras clave y los enlaces.

En base a estos dos factores, además del contenido de calidad, los buscadores premiarán tu artículo subiéndolo de posición en los resultados del buscador. Esto significa que más gente te verá y por tanto, te leerá.

Las palabras clave (keywords) son esenciales en titulares y el cuerpo del texto, pero cuidado, no te pases porque si las utilizas indiscriminadamente, Google también te penalizará. En cuanto a los enlaces externos, son una fuente de riqueza que también suma puntos para el buscador. De esta forma puedes ampliar información sin tener que escribir más, además de acreditar tus palabras.

¡Esperamos que este artículo te sea de gran ayuda! Para más información te dejamos dos vídeos muy interesantes sobre redacción y SEO.

– “Cómo escribir el post perfecto para SEO

– “Cómo sacar ideas para redactar un buen post”